BMW iX5 Hydrogen

BMW y Toyota seguirán su alianza en una nueva colaboración que tendrá como resultado autos propulsados por hidrógeno. Foto: BMW

BMW y Toyota se unirán para producir vehículos de celdas de combustible de hidrógeno a partir de 20255, según un informe de Nikkei Asia. Ambos comenzarán a producir y vender vehículos de pila de combustible de hidrógeno desarrollados conjuntamente, dijo a la publicación el jefe de ventas de BMW, Pieter Nota.

BMW y Toyota, una historia nada nueva

Los fabricantes de automóviles han trabajado juntos antes, desarrollando conjuntamente el iX5 Hydrogen basado en el SUV X5 de BMW. También desarrollaron en conjunto los deportivos BMW Z4 y Toyota Supra en 2019.

Toyota tiene una gran experiencia con la tecnología de celdas de combustible, especialmente con su sedán mediano Mirai. El auto tiene de ocho años de edad y se dirige a su segunda generación. En lugar de un motor o una batería, estos autos usan hidrógeno y oxígeno para generar electricidad.

BMW iX5 Hydrogen

La BMW iX5 Hydrogen está en desarrollo y pronto la veremos en el mercado. Foto: BMW

Las celdas de combustible ofrecen ventajas sobre los vehículos eléctricos de batería. Se pueden recargar en tres o cuatro minutos y recorrer distancias más largas. Sin embargo, la red estadounidense de estaciones públicas de hidrógeno se concentra en California, e incluso allí aún no está lista para su adopción masiva.

Energías alternas

A pesar del reingreso de BMW al mercado de vehículos eléctricos con el i4 y la iX, la compañía ha insinuado que también buscará hidrógeno. La plataforma de próxima generación de la compañía, Neue Klasse, probablemente estará diseñada para acomodar hidrógeno además de la energía pura de la batería.

BMW iX5 Hydrogen

La tecnología de celdas de hidrógeno tiene sus ventajas y desventajas. Foto: BMW

La compañía ha seguido una estrategia similar de todo lo anterior con una plataforma conocida como CLAR. Esta admite combustión interna, híbridos enchufables y propulsión eléctrica de batería completa. CLAR permitió a BMW avanzar rápidamente en los híbridos enchufables, pero sus esfuerzos más recientes de vehículos eléctricos puros se han retrasado en relación con sus competidores. Neue Klasse puede caer presa de los mismos problemas, o puede resolverlos. El mercado podrá decidir a partir de 2025, cuando salgan a la venta los la nueva Serie 3 y X3 basados ​​en la plataforma.

La colaboración permite a ambas empresas cubrir sus inversiones en vehículos de cero emisiones. BMW apunta a que los vehículos eléctricos representen la mitad de las ventas de su marca corporativa, incluidos Rolls-Royce y MINI, para fines de la década.