Honda CR-V Hybrid Racer

Honda CR-V Hybrid Racer, 789 hp para conquistar la pista. Foto: Honda

El fabricante japonés sorprendió a propios y extraños hace apenas un par de días cuando publicó a manera de adelanto algunas fotos de su Honda CR-V Hybrid Racer, un one-off con aspecto de SUV modificado para competencia, creado como un “laboratorio sobre ruedas” para el departamento de Honda Performance Development (HPD), que se presentará únicamente en eventos de IndyCar a lo largo de este año.

Pero no dejes que su aspecto te engañe; si bien parecería que esta preparación es un Honda CR-V modificado, en realidad se trata de una construcción desde cero basada en un chasis tubular reforzado, con paneles de carrocería inspirados en el popular SUV japonés, eso sí, equipado con un juego de neumáticos de competencia, un nuevo difusor trasero donde debería estar la fascia trasera y un enorme alerón sobre el techo que se encarga de ofrecer la carga aerodinámica necesaria para mantener el modelo pegado al piso.

Honda CR-V Hybrid Racer

En realidad se trata de una construcción desde cero, basada en un chasis tubular reforzado. Foto: Honda

Honda CR-V Hybrid Racer, poder híbrido para la pista

Otro de los aspectos curiosos que incorpora este modelo es que, aunque se encuentran marcadas en los paneles, las puertas traseras del Honda CR-V Hybrid Racer no se abren, al menos no de manera convencional, pues se trata de un solo módulo completo en la parte trasera que se abre de forma vertical para dejar al descubierto el motor, que se ubica de forma central, justo donde debían estar las plazas posteriores.

Y hablando del motor, es sin duda uno de los puntos más destacables de este prototipo de carreras, pues la firma japonesa decidió montar como propulsor un bloque V6 de 2.2 litros biturbo con sistema de electrificación, desarrollado específicamente para la IndyCar, y que entrega una potencia combinada de unos 789 caballos de fuerza, alimentando el generador eléctrico con un sistema de supercondensadores en lugar de con un paquete de baterías convencionales.

Para mantener bajo control todo el poder de este bloque, el Honda CR-V Hybrid Racer incorpora un sistema de suspensión delantera y frenos Brembo heredados del Honda NSX GT3, mientras que en el eje trasero se incorpora la suspensión del monoplaza de IndyCar de Honda, el Dallara IR-18 Indy, incluyendo también el juego de discos de freno Brembo, todo montado sobre neumáticos de competición de 285/35 delante y 305/35 detrás con rines ligeros de 20 pulgadas.

Como ya te adelantábamos, el modelo se exhibirá en eventos de IndyCar a lo largo de este año, así que si eres fan de este serial probablemente veas este vehículo circular en alguna pista muy pronto.